Chessecake con crema de avellanas

Buenas a todos!! Una semana más por aquí, con un chessecake con crema de avellanas.

ChessecakeOs trigo una adaptación de una receta de Martha Stewart, un chessecake con crema de avellanas!!

Antes de nada os contaré que tengo un pequeño proyecto con esta receta, veréis que hay menos fotos de lo normal, eso es por que la he grabado en vídeo y estoy intentando, montarla para colgarla en youtube.
Ya os aviso que la edición de vídeo no es lo mio y quizás este proyecto me lleve algún tiempo. Pero lo voy a intentar que es lo que cuenta, y sobretodo espero que os guste!

El canal aún no está creado, así que en cuanto tenga haré un post para avisaros de que ya podéis entrar a verlo.

(Ya tenéis el video creado!! Os lo dejo abajo del todo para que podáis seguirlo paso a paso).
Entre el libro de Martha Stewart y el de chessecake de Alma Obregon tengo la cabeza llena de ideas de tartas… A ver en que acaba esto jajajaja.

Os acordáis de Rosmerix y Mentolabix? El romero y la menta que tienen ocupado mi balcón! Pues ahora se les suman unas semillas de cebollino que me trajo mi madre el otro día…

Al final voy a tener que plantearme montar un mini huerto por que al paso que voy acabo plantando patatas y comprando una gallina para un balconcito de un piso pequeño xD
Si lo acabo haciendo estáis todos invitados a tortilla de patatas jajajaja.

Bueno al lío, os dejo la receta por aquí debajo!! Y no es por nada… Pero el chessecake esta buenísimo, todo un manjar para lo paladares mas selectos.

El mejor consejo que os voy a dar sobre este chessecake es que lo dejéis de un día para el otro! No tenéis ni idea de lo que llega a cambiar el sabor, al día siguiente es como si todo hubiera evolucionado y los sabores se hubieran multiplicado por 200.

INGREDIENTES PARA LA BASE:

250gr de galletas
120gr de mantequilla sin sal

INGREDIENTES PARA EL CHESSECREAM:

900gr de queso crema
325gr de azúcar
4 huevos L
1tsp de vainilla en pasta
Una pizca de sal
Dos buenas cucharadas de crema de avellanas

Vamos allá:

Para hornear el chessecake con crema de avellanas en primer lugar precalentamos el horno a 170 grados.
Antes de nada cogemos nuestro molde de 24 cm de diámetro y lo forramos por debajo de papel de aluminio. Esto es por que dentro del horno lo vamos a cocer al baño maria, así nos aseguramos que no le entra agua a la mezcla.

Trituramos las galletas (yo en este caso he utilizado galletas maría, pero podéis utilizar las que mas os gusten).
Podéis hacerlo con un procesador o con una simple bolsa y un rodillo.
Cuando las galletas estén con una textura arenosa llevamos la mantequilla al microondas unos 15 – 20 segundos.

Se derretirá por completo, en ese momento se la agregamos a las galletas trituradas y mezclamos hasta que la galleta haya absorbido la mantequilla por completo y por igual.
La manera de saber que está es apretando con la espátula, si la galleta se queda compacta ya lo tenemos.

Volcamos la mezcla de galleta y mantequilla en el molde y vamos aplastando bien con una espátula o un vaso para que quede bien planito. Metemos en la nevera aproximadamente 15 – 20 minutos.

El siguiente paso es meter todo el queso crema en el bol de nuestra batidora y menearlo un poco a velocidad media para que se quede cremoso. Añadimos el azúcar, la vainilla en pasta y la pizca de sal y integramos todo bien.

Una vez este todo bien incorporado bajamos la velocidad al mínimo y añadimos los huevos uno a uno ligeramente batidos.
La idea es batir lo mínimo posible, no podemos meterle nada de aire a la masa o de lo contrario el chessecake crecerá en el horno y se acabará agrietando.

Rico, rico…

En mi caso, como suelo olvidarme de que la cosa está batiendo, he acabado de incorporar los huevos con la lengua repostera y de ese modo me aseguro no meter aire a la mezcla.
Cuando lo tenemos todo bien mezclado sacamos el molde con la base de galleta de la nevera y volcamos la mezcla de queso dentro.

Ahora con una cuchara vamos poniendo “pegotitos´´ de la crema de avellanas por encima y con un palillo vamos haciendo semicírculos del centro hacia afuera del pegotito para crear este efecto estrellado tan chulo.

Bien ahora toca meter el chessecake con crema de avellanas en el horno, abrir bien los ojos!!

Hay que coger una bandeja de horno un poco altita y meter el molde dentro. Luego rellenamos la bandeja con agua caliente, aproximadamente hasta llegar a la mitad del molde y lo metemos en el horno.

Mi chessecake a estado dentro 65 minutos. Pero si no queréis que se tueste por arriba con dejarlo 60 minutos es suficiente.

Cuando lo saquéis del horno hacerlo con cuidado. Veréis que aún se mueve por todos lados, como si estuviera crudo, no os preocupéis, tiene que ser así.
Al momento de sacarlo pasáis una espátula por los laterales para despegarlo del molde y lo dejáis enfriar a temperatura ambiente.
Cuando esté totalmente frío lo metéis en la nevera 4h (mejor de un día para el otro) y ya lo podéis desmoldar y comer!!

ÑAAAM!!

Espero que os guste a mi la verdad que me a encantado!! Hacia mucho que no comía tarta de queso y mucho menos este estupendo chessecake con crema de avellanas xD
Ya sabéis que podéis comentar, enviar fotos o sugerencias, todo lo que queráis a través de mis redes sociales:
Instagram: @sensacion_dulce
Facebook: www.facebook.com/sensaciondulce1
Twitter: @sensaciondulce1
Google+: Sensación Dulce

Un abrazo enorme a todos família.

Ahí va el video!!

 

Chessecake con crema de avellanas

Chessecake con crema de avellanas

Chessecake con crema de avellanas

Chessecake con crema de avellanas